Home Salud y Enfermedades Amaxofobia: pánico a ponerse al volante

Amaxofobia: pánico a ponerse al volante

Según un estudio realizado por el Instituto MAPFRE, más del 30% de los conductores españoles padecen pánico a conducir, lo que técnicamente se traduce como Amaxofobia. Es el resultado provocado por el miedo al tráfico y a la percepción de los demás conductores como posibles amenazas. Las mujeres son el género más afectado por este tipo de fobia. Según distintos estudios, un 75%, del grupo afectado, pertenecen al género femenino. Todo ello deriva en un miedo injustificado ya que, para las demás personas, dichos elementos no producen ningún tipo de miedo. Pero, ¿qué puede provocar la amaxofobia?

Hay que diferenciar la ansiedad que puede padecer cualquier conductor ante determinadas situaciones y que le puede provocar cierta inseguridad, como puedan ser atascos, imprevistos debido a acciones de otros conductores, conducción durante horas con poca visibilidad, reacciones debido a la poca experiencia del conductor u otras situaciones, de la amaxofobia. El pánico a conducir, al igual que otras fobias, se manifiesta mediante síntomas físicos como pueden ser temblores, sudor de manos, rigidez muscular, pensamiento distorsionado… Ésta puede aparecer a causa de la falta de confianza y experiencia en cuanto a la conducción, o tras sufrir una situación traumática relacionada con la conducción o el tráfico en general.

La amaxofobia puede tener distintos niveles, por lo que cada persona puede experimentar distintos efectos. De modo general, estaríamos hablando de dos grandes grupos. El primero, se compone por los conductores que en determinados momentos o situaciones experimentan pánico y les resulta complicado o imposible ponerse al volante. El segundo grupo, sería el más extremo, el formado por los conductores a los que les resulta imposible el conducir en cualquier tipo de ocasión.

¿Cómo se puede superar la amaxofobia? Para atacar y solucionar este tipo de fobia, es importante abordar el aspecto psicológico. Detectar la causa del miedo, el nivel en el que se encuentra y el estado, serán los primeros pasos a tener en cuenta para lograr una posible solución. Realizar una serie de técnicas de relajación para evitar el estrés y la manifestación de la ansiedad, ayudarán al autocontrol a la hora de ponernos al volante. Los expertos recomiendan un proceso gradual, es decir, una serie de pasos a tener en cuenta para que poco a poco se consiga superar la fobia, mediante simuladores, conducción en zonas con poco tránsito, para conseguir, con el paso del tiempo, superar la amaxofobia.

Consejos ofrecidos por autoescuela superexpress en málaga