Home Salud y Enfermedades Los dolores y el frío

Los dolores y el frío

La verdad es que estoy segura, creo firmemente que habrá estudios al respecto y personas que habrán realizado experimentos y sabrán a ciencia cierta si hay relación entre la temperatura y el estado anímico de las personas, es decir, a todos nos han dicho en alguna ocasión, sobre todo las personas mayores, me duele el hombro, va a llover o la espalda me está empezando a doler ya llega el frío, estamos conectados con el tiempo atmosférico.

Es muy fácil confundir un dolor de otoño o invierno con un mal mayor, con un mal que pueda solucionarse en la clínica de valdepenasfisiosalud, con unos buenos masajes podemos olvidarnos de muchos de los dolores que nos afligen durante las fechas de más frío.
Por ejemplo, las personas operadas de algo, suelen decir que les duele la cicatriz i se resienten de dicha operación sobre todo cuando el tiempo cambia, con el cambio de estación y sobre todo cuando va a llover, yo no puedo decirlo porque no he pasado nunca por quirófano, pero si es cierto que personas de mi entorno me lo han dicho en alguna ocasión y esto me da que pensar.

Es cierto que cuando hace calor, en primavera sobre todo, nos cambia el humor, sonreímos más, ya sea por que salimos más y nos da el sol o porque dejamos de caminar encogidos por el frio, por cualquiera de estas razones  es cierto que el buen tiempo es mucho mejor para la salud. Yo siempre he tenido la teoría de que las personas que viven en climas más cálidos son más felices, o por lo menos más divertidas, mas joviales, mas risueñas…solo tienes que cruzarte con una persona del sur, de Andalucía, solo con estar a su lado te das cuenta de que desprenden otro aire más festivo, o personas de las islas, de Canarias, el acento, la sonrisa siempre en la cara, no sé, quizás sea una tontería pero es algo de lo que estoy casi segura.

La solución es sencilla, no hay que mudarse a las islas, no hay que irse a vivir al sur, solo hay que cambiar las costumbres, no hay que cambiar de vida, hay que rodearse de las personas adecuadas, un masaje no nos viene mal. Una puesta a punto. Y la clave está en sonreír, sonreír mucho, sonreír alarga la vida y rejuvenece la piel.